25 abril 2009

Carta desde Ginebra

Hay momentos en los que estás tan cansado de compadecerte, de ver que los demás te fallan y no serán los últimos, y de constantes desenganyos con quien menos lo esperas, que ya ni te molestas en escribirlo. Ya no te sale ese "algo" que hace sonar la alarma y te dice "Esto no es justo, me siento mal, no me lo esperaba. QUIERO ESCRIBIR". Es por eso que ya no escribo. Supongo que será una época.

A pesar de los problemas, sí que hay cosas buenas, y cosas mejor que buenas.
Y puedo decir que estoy bien. Aunque echo de menos las ganas de escribir y de hacerlo y sentirme bien como si hubiera tomado una medicina.

También echo de menos el hecho de leer a la gente, saber de ella, preguntarme "a ver si habrá actualizado, a ver como está".

Supongo que son épocas. Y volverán las de tener ganas de compartir las cosas con los demás.

De momento, esta ciudad me está curando. Y lo que hay en ella.

Un besito a todos :)

4 comentarios:

Esther Sánchez dijo...

Estás en Ginebra?? Buen sitio para el chocolate!! :)

Un abrazo, me alegro de leerte again!

Velocet dijo...

Excepto por lo de estar en Ginebra, ya somos dos :/

stel dijo...

No se si seguirás por ahí, pero espero que la ciudad te haya dado y te dé ganas de mil y una cosas.
Disfruta!

Enric dijo...

Bueno, si la ciudad te cura, si tiene parte de fármaco, es que algo es bueno :)

salut amiga! :)

Enric

Publicar un comentario