25 octubre 2006

Reflejos

Pon esta triste canción...


Y así pasan los días monótonos, o eso pienso yo. Y un día miras atrás y te das cuenta de que aunque parece que todos hayan sido iguales no lo fueron, puesto que algo te hace sentir en el ambiente que no es así, y que ni hasta tu vida huele igual que hace unos meses, cuando lo que aún te duele aún tenía su lógica y no hacía tanto que había acontecido.

Y vuelves del trabajo pensando en ello, y en que te gustaría volver a tener a alguien esperándote en casa como antes. Alguien que te abrazara al meterte en la cama, cansad@ del día tan largo y pesado.

Te paras a escuchar cualquier canción y parece que esté hecha justamente para tí, para tu caso. Y te alivia saber que otros ya se han sentido igual.

Y llegas a tu portal, sacas las llaves, entras en el ascensor y te miras al espejo. Ves tu realidad, o lo que él refleja de ella. Y lo peor de todo: no te gusta.

Porque no tienes esperanzas de poder encontrar a alguien que consiga que tengas ganas de verle.
Porque, aunque te esfuerzas, no logras confiar en nadie.
Porque, aunque yo crea que hacemos especiales a las personas, y no éstas sean especiales de por sí, aún mantengo esa llamita que cree que en mi ciudad alguien se siente de la misma manera.
Porque.... ¿por qué?


7 comentarios:

V de vendetta dijo...

No estás sola conviviendo con esa esperanza vana imposible de desarraigar a pesar de todos los reveses. Es universal, díselo a la tipa del espejo del ascensor, todos buscamos alguien que sepa elevarnos por encima del anodino cotidiano que nos envenena cada día.
Gracias por la visita, rondaré por este oasis anti-cool a ver qué cuentas.

rginfinito dijo...

Supongo que el primer paso para encontrar lo que uno busca es no plantearselo, las cosas surgen sin más, tanto las buenas como la regulares.

Besos

ELRAYAn dijo...

Pues sí, en tu ciudad somos muchos los que nos sentimos de la misma manera...y aprendiendo a aprender a vivir con ello estamos, almenos uno que aquí y ahora comenta este post...

Lost in Translation dijo...

yo me siento exactamente igual que tu. No cambiaria ni una coma ni un punto...
A mi nada me consuela. A veces pienso que habrá alguien en esta ciudad igual que yo, pensandome y diciendo, donde estas? no te encuentro. Pero creo que no...que realmente no hay nadie ahi fuera.

Liliana dijo...

Ei.... hace días q estás muy apagada. Y tú tienes energía para dar y vender (por lo q he supuesto a través de esta ventanita tuya).

Igualmente, és un placer leerte, y escuchar tus canciones.

629 dijo...

Estoy seguro de que alguien piensa igual que tu. Azar o busqueda te tareran la respuesta.

Animos. De corazón

Ágætis byrjun dijo...

Lo que más me gusta de mí­ son mis reflejos. Eso no dice mucho en favor del resto de mis virtudes, pero me han permitido no pagar muchos platos.
Lo que menos me gusta de mí son mis reflejos porque me devuelven lo que soy.
Por eso prefiero las difracciones.

Publicar un comentario