16 septiembre 2007

*+* Sueños *+*

Es extraño como a veces nos suceden cosas que parecen obligarnos a creer en algo más allá de lo puramente racional.

Lo mío no pasa de simple casualidad, pero me ha tocado las narices.
Hace dos semanas, el día antes del "big bang" en su casa, soñé que lo dejábamos y yo le pedía una oportunidad. Le decía que haría lo que fuese por estar con él y él me decía que no había ninguna manera de volver y arreglarlo todo.

Obviamente, la mañana siguiente se lo comenté, me abrazó, sonrió y me dio un beso.

Veinticuatro horas después pasó lo que nunca hubiera creído.
...

Dos días después, me desperté hecha una mierda: Había soñado que me daba besos por todo el cuello y me tocaba los labios. "Una pena que ahora sólo pueda ser en sueños" pensé para mí misma.
Cuatro días después quedábamos para hablar y pasaba justamente eso.

Y ahora, simplemente estoy en ese momento en el que ya no tengo la sartén por la mano, el momento en el que envio un sms y me contesta a la hora (si es que no se ha dormido). El momento en el que me muero por llamarlo pero no puedo porque nos estamos dando un tiempo. El momento en el que tengo miedo de cagarla...

El momento en el que pienso que realmente no vale la pena tener una relación en la que mis sentimientos se verán, en cierto modo, cohartados.

1 comentarios:

629 dijo...

Estás in itinere.
Que trabajo más duro este del conocimiento.

Publicar un comentario